dinero y amor - Formandose para el exito


En un reportaje de R. Corrochano se recogen las declaraciones del director de formación de HayGroup, J. M. García Tomás. Este último explica que tienen dos tipos de cursos. Uno de ellos se dirige a profesionales que están en contacto directo con el público. Cada profesional debe descubrir y desarrollar las habilidades emocionales específicas de su puesto de trabajo. Se trata, por tanto, de una formación personalizada. El otro tipo de curso se dirige a ejecutivos de empresa que tengan que dirigir el trabajo de un grupo de personas.

Habría que ver qué posibilidades existen para que en este tipo de cursos se acoja también también a personas que aún no se han incorporado a su primer puesto de trabajo. De todos modos, algunos de los cursos de capacitación laboral para estudiantes y graduados universitarios descritos en el capítulo 5 desarrollan habilidades emocionales. Por ejemplo, los siguientes: herramientas de capacitación profesional para universitarios, emprendedores universitarios, gestión comercial para universitarios.

 

Hay que añadir que la inteligencia emocional se ejercita también en algunas prácticas laborales tuteladas y en experiencias del tipo de las júnior-empresas. A todo esto deben sumarse las habilidades emocionales que cada estudiante cultive por su cuenta aprovechando las oportunidades que le brinda su estancia en la universidad. En el siguiente post haré algunas sugerencias acerca de cómo concretar esto último.

Conviene advertir que el aprendizaje de habilidades emocionales no es fácil: requiere tiempo, práctica continuada y perseverancia. Una de las dificultades principales a que estamos acostumbrados a aprender con un modelo que ven solamente para las habilidades académicas y técnicas, (Coleman lo explica así:

Tal vez el aula resulte el entorno más adecuado para el aprendizaje de las habilidades intelectuales y baste con leer

o escuchar un concepto una sola vez para llegar a dominarlo (...), En cambio, el entorno más adecuado para el cambio de conducta es la vida misma, algo que exige práctica durante un largo tiempo.

El mismo autor añade que el cerebro emocional aprende de modo diferente: «El aprendizaje escolar consiste fundamentalmente en la acumulación de información y comprensión en los bancos de memoria del neocórtex y éste aprende acomodando los nuevos datos e intuiciones a las estructuras de asociación y comprensión preexistentes, lo cual amplía y enriquece los correspondientes circuitos nerviosos. Pero el aprendizaje de una competencia emocional requiere algo más: la participación de los circuitos nerviosos emocionales en los que se hallan almacenados los hábitos emocionales y sociales. Cambiar estos hábitos es una ta­ rea más compleja que agregar nuevos hechos a los viejos»

En un proceso completo de enseñanza-aprendizaje de habilidades emocionales hay estas etapas:

  1. Determinar cuáles son las habilidades emocionales específicas de cada puesto de trabajo.

  2. Fomentar la autoevaluación inicial de cada persona: que descubra a qué distancia se encuentra de la situación ideal; que detecte sus puntos fuertes y débiles en relación con las habilidades necesarias.

  3. Evaluar y favorecer la predisposición de cada persona para mejorar sus habilidades. Si una persona carece de motivación para aprender las nuevas conductas, el curso de formación será ineficaz. Esta auto-motivación suele provocarse haciendo que la causa economica perciba las nuevas competencias emocionóla como una solución para sus viejos problemas ni de trabajo. De este modo, el nuevo aprendizaje más significativo para ella.

 

Proponer a cada persona que exprese sus desronras mejora en forma de objetivos operativos. De otro modo modo, es el propio trabajador el que decide el pin grama de formación a seguir. Se trata, por tanto, de un programa individualizado, adaptado a las posibilidades personales. Responde al principio de fomenlán el cambio autogestionado. Pondré un ejemplo:

  1.  

Un trabajador concreto, al reflexionar sobre la propia práctica profesional (autoevaluación) desrU'l bre cuál es la causa de la falta de sintonía afectiva con sus compañeros de sección. Se trata de su inpacidad para captar y tener en cuenta los sentimientos y preocupaciones de los demás. Como consecuencia, ve la necesidad de ejercitar una habilidad emocional muy concreta: la empatia. A continuación desglosa esta meta del siguiente modo:

Adquirir el hábito de observar y escuchar «t cada persona con el propósito de detectar si|| estado interior.

Mostrar interés sincero por las necesidades y preocupaciones de cada persona observada y escuchada.

Intentar ponerse en el lugar del otro, viendo las cosas como él las ve, y haciéndoselo saber.

Adaptar la ayuda y la exigencia a la situación de cada persona.

Proporcionar modelos. Buenos profesionales que posean las habilidades emocionales que hay que ejercitar. De este modo, el aprendiz dispone de puntos de referencia y de personas a quienes puede consultar.

Al hacer un seguimiento del proceso de cambio. Se traves de hacer evaluación y autoevaluación continua. De ese modo, se produce un refuerzo del aprendizaje y se dispone de información valiosa con fines de re- t roalimentación.

¡Hoy había/n 1 visitantes (16 clics a subpáginas) en ésta página!

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=